Champagne Sousa & FIls De Gálvez Selección

Champagne Sousa & FIls


Historia

Desde 1986, Erick de Sousa, nieto de Manuel de Sousa (fundador de estos viñedos y originario de Oporto), dirige Champagne de Sousa & Fils situado en el corazón de la prestigiosa Côte des Blancs desde hace tres generaciones en los terrenos de reputación clasificados Grands Crus como Avize, Cramant, Oger y Mesnil/Oger.
A esta aventura de Erick y Michel se unen sus tres hijos, Charlotte, Julie y Valentín, todos ellos formados en la viticultura.
Los dos principales ejes De Sousa han sido por un lado la adquisición de viñedos en muchos de los pueblos de Grand Cru de Champagne: Avize, Oger, Cramant, Le-Mesnil-sur -Oger, Ay y Ambonnay, esto le permitió la ampliación de su elección de uvas, y obtener todavía mayor complejidad. En segundo lugar, dejar la vid hasta los 50 o incluso 70 años de edad. La calidad de las uvas producidas por estas cepas viejas es uno de los secretos del éxito de la gama Caudalies.
El viñedo se sitúa en los mejores terruños y que los 3/4 de los viñedos tienen más de 45 años. Erick De Sousa ha operado progresivamente una conversión biodinámica: el trabajo de la viña se efectúa respetando la naturaleza del medio.
En 2010 obtuvo la certificación de agricultura biológica y en 2014 el certificado Demeter (biodinámica).

Viticultura

Desde hace tres generaciones, la casa De Sousa & Fils produce excelentes champagnes.
La filosofía De Sousa se adhiere a la maduración tardía, permitiendo que las vides se beneficien de los suelos ricos en minerales (potasio/magnesio) y así desarrollar perfiles ricos y puros, con una impresionante longitud evidente en toda su gama de vinos.
Las viñas tienen unas raíces llamadas primarias, que al cabo de decenas de año descienden de 25 a 30 metros de profundidad para extraer todas las sales minerales y oligoelementos del subsuelo y de la creta. Cuando el enraizamiento es profundo, el sabor del terreno es más fuerte que el de la cepa. Cuanto más profunda es la raíz, más lejos está del abono, y más elementos nutritivos del terreno adquiere, garantía de la calidad de las uvas.

Crianza

Los vinos envejecen en cubas en la bodega excavada en la creta que se mantiene una temperatura constante de 10°C. Cada cosecha madura lentamente en la penumbra y en la más perfecta quietud. Se conservan 2,5 años de botellas en la bodega para guardar una reserva de material. El trasiego tradicional se efectúa a mano.