Champagne J.M. Labruyere De Gálvez Selección

Champagne J.M. Labruyere


Historia

El origen de la finca se remonta a 1820, el año en que se
construyeron sus hermosas bodegas, y las primeras
botellas vieron la luz del día en 1863. Varias familias
poseían la propiedad y los viñedos en los excepcionales
terruños Grand Cru durante el siglo XX y en 2012
tomaron la decision de confiar sus viñedos a otra familia
de viticultores de Borgoña: Labruyère.
La historia de la familia Labruyère comenzó en 1850,
cuando el fundador de la rama de la familia Macon,
Jean‐Marie, se estableció en Les Thorins, que se
convirtió en parte de la denominación Moulin‐à‐Vent en
1924. Desde entonces, cada generación ha contribuido a
la preservación y el desarrollo de este tesoro vitícola.
En 2012, la familia Labruyère decidió completar su
mosaico de terroirs con viñedos en Verzenay, un pueblo
de Champagne Grand Cru famoso por su Pinot Noir. En
homenaje a su antepasado que lo precedió por seis
generaciones, Edouard decidió nombrar a este nuevo
domaine, J.M. Labruyère.
Hoy, todo el equipo se dedica a mantener el domaine
entre la élite de Champagne combinando tradiciones,
agricultura sostenible, vinificación de alta costura y
conocimiento de Borgoña.

Viticultura

Consta de 6 hectáreas ubicadas en Verzenay y Verzy. Los
viñedos están compuestos por 70% de Pinot Noir y 30%
de Chardonnay.
La cosecha de la uva siempre es manual, y la selección se
realiza con precaución directamente en el viñedo para
seleccionar solo los racimos saludables antes de ser
transportados a la finca para ser
prensados directamente. Recogemos las uvas más tarde
que muchos otros viticultores para obtener vinos base
con un equilibrio cercano a nuestros vinos de Borgoña.

Crianza

El prensado se lleva a cabo de una manera muy suave y
progresiva para obtener un jugo de la más alta calidad.
Se presiona y vinifica por separado cada paquete para
respetar la identidad de cada terroir. Todos los vinos
base pasan por la fermentación maloláctica antes de la
fase de reposo.
Para obtener la burbuja más fina, una importante
vinosidad y complejidad aromática, el proceso de
envejecimiento "sur lattes" lleva entre 3 y 5 años, y
hasta 10 años para los champanes millésime.